Ramos Padilla investiga escuchas ilegales a los aliados del Gobierno

21/04/2019 | Info General |

La banda paraestatal que extorsionaba, armaba declaraciones truchas y coaccionaba también se metía en política. Esta semana declaran en Dolores cuatro dirigentes radicales.

La banda paraestatal que concretaba espionajes ilegales, extorsionaba, coaccionaba y armó declaraciones judiciales falsas no hizo distinciones partidarias. Durante la semana que empieza llegarán a Dolores cuatro dirigentes de la Unión Cívica Radical, entre ellos el ex gobernador Ricardo Colombi. El juez Alejo Ramos Padilla investiga la forma en que Marcelo D’Alessio, dos comisarios retirados, dos ex agentes de la AFI y el fiscal suspendido Juan Ignacio Bidone espiaron a los líderes radicales. El miércoles van a declarar en el juicio por lavado de dinero primero Martín Báez, el hijo mayor del constructor santracruceño, y luego el arrepentido Leonardo Fariña. La investigación sobre la banda de D’Alessio demostró la forma en que se armó la falsa declaración de Fariña como arrepentido, sobre la base de textos escritos por la Agencia Federal de Inteligencia. En paralelo, se espera la resolución de la Cámara Federal de Mar del Plata sobre la competencia del juez Ramos Padilla. Con la excusa de la incompetencia, el fiscal Carlos Stornelli cumplirá esta semana un mes en rebeldía, 30 días de un fiscal que no está a derecho.

La pista del espionaje en Corrientes surgió de la declaración de Rolando Hugo Barreiro, Rolo. El espía contó que D’Alessio intervino en maniobras en Corrientes y además exhibió llamadas entrantes y salientes de Colombi y otros dirigentes radicales –Sergio Flinta, Eduardo Tassano, Eduardo Vischi– durante una reunión con el senador Carlos “Camau” Espínola.

En la indagatoria del fiscal Bidone éste admitió que requirió los listados telefónicos de los referentes correntinos y también informes de Migraciones. Su explicación fue asombrosa. Sostuvo que en 2017 D’Alessio le dijo que en Itatí podía haber alguna evidencia de la ruta de la efedrina y el propio Bidone, además, recordaba que en su momento, cuando investigó el triple crimen de General Rodríguez, existía un laboratorio que compró efedrina y que se llamaba Itatí. Todo suena extraño: la ruta de la efedrina no existe desde hace ocho años y el triple crimen se produjo en 2008, es decir hace diez años. Encima, Bidone se declaró incompetente en esa causa en febrero de 2016, o sea que un año y medio después de dejar la causa, el fiscal estaba pidiendo cruces telefónicos y listados de entradas del país de un expediente que ya no tenía y de hechos ocurridos entre ocho y diez años antes.

El espía Barreiro no fue aceptado como arrepentido pero su abogada, Tatiana Teranzo, le reveló a a este diario que cuando declare aportará más elementos que hasta ahora se guardó. Entre ellos dirá que Bidone cobraba mil dólares por cada informe de Migraciones y 600 dólares por cada listado de cruces telefónicos. Lo cierto es que para Ramos Padilla está probado que la banda paraestatal también espió en Corrientes y lo hizo a los dirigentes radicales. En la semana que empieza mañana van a ir a declarar los cuatro referentes de la UCR. 

Más casos

La banda y sus conexas actuó en una cantidad inaudita de casos. Como mínimo, en las extorsiones a los empresarios Pedro Etchebest, Mario Cifuentes, Pedro Barreiro y Víctor Palomino Zitta; al aduanero Gabriel Traficante; la coacción contra el ex empleado de Pdvesa Gonzalo Brusa Dovat; las cámaras ocultas contra los abogados José Manuel Ubeira y Javier Landaburu, el espionaje ilegal contra el ex marido de la esposa de Stornelli, el armado de la declaración falsa de Leonardo Fariña, la operación que se buscó hacer alrededor de la banda de narcos conocida como Los Monos, los acuerdos con el narco Ibar Pérez Corradi auspiciados por Patricia Bullrich; la fraudulenta imputación en el caso del doble crimen de Unicenter del ex titular de Hinchadas Argentinas, Marcelo Mallo; la declaración de D’Alessio en la causa del Gas Natural Licuado y, posiblemente, la intervención como testigo de identidad reservada en el expediente de las fotocopias de los cuadernos.

Por lo que surge de investigaciones del juez, la banda también habría actuado en otra causa notoriamente armada y en la que también intervino Patricia Bullrich. Fue un expediente por supuesto lavado de dinero donde se acusó nada menos que al ex jugador de Boca Mauricio Chicho Serna, a la viuda y al hijo del fallecido narco Pablo Escobar Gaviria y al abogado Mateo Corbo Dorcet quien puso en marcha un proyecto inmobiliario en Pilar. El caso giró alrededor del colombiano José Bayron Piedrahita Ceballos, un empresario ganadero conocido en su país, que incluso exportaba carne a Estados Unidos. En 2016 la DEA lo denunció como narco y la causa en la Argentina se armó porque Piedrahita Ceballos invirtió en el proyecto inmobiliario en 2008, o sea ocho años antes, cuando el colombiano no estaba imputado de nada, entraba y salía de su país sin problemas y exportaba a Estados Unidos. Su inversión tampoco fue la neurálgica en el proyecto: aportó un seis por ciento.

Patricia Bullrich y la justicia de Morón intentaron convertir el caso en “una nueva saga del Patrón del Mal”, según explicó la ministra. A Chicho Serna lo acusaron por venderle un auto y una casa a Piedrahita Ceballos y a los Escobar por haber presentado al colombiano al desarrollador del proyecto. Se pretendió armar un gran show para mostrar la lucha del gobierno contra el narcotráfico, pero la causa al final fue tan frágil que no dio para seguir haciendo publicidad. El expediente va camino a un juicio oral donde se podría producir una debacle de la acusación. En la investigación de Ramos Padilla ahora aparecen intervenciones de D’Alessio y su banda en el armado de ese expediente. Es posible que Corbo Dorcet se presente como querellante en Dolores para que se profundice la pesquisa.

También el viernes hizo una presentación el defensor de José María Núñez Cardona, condenado junto con Amado Boudou en el caso Ciccone. En la causa de Dolores aparecen algunas similitudes entre la forma en la que se armó la declaración como arrepentido de Leonardo Fariña con la declaración como arrepentido del abogado Alejandro Vandenbroele, principal prueba con la que se condenó a Nuñez Cardona y Boudou. En las dos declaraciones aparece el gobierno, a través de Patricia Bullrich, Germán Garavano o la AFI, jugando un papel decisivo.

Guiones

En Comodoro Py se está llevando adelante el juicio por lavado de dinero que tiene como principal imputado a Lázaro Báez. Es lo que los grandes medios instalaron como “La ruta del dinero K”, en la que finalmente no apareció ningún K, ya que a Cristina Fernández de Kirchner se le dictó la falta de mérito porque no se le encontró ni un peso ni una cuenta ni una sociedad oculta ni una bóveda. En ese juicio pidieron declarar el próximo miércoles el hijo mayor de Lázaro Báez, Martín, y el arrepentido clave del caso, Fariña.

 

En la causa de Dolores se presentaron pruebas irrefutables que demostraron la forma cómo la AFI le armó una declaración falsa a Fariña. Así lo sostuvo y, aportó las pruebas, la ex abogada del arrepentido Giselle Robles. La letrada, hostigada, espiada y denunciada, abrió la casilla de mails a través de la cual se recibió lo que Fariña debía decir y dio el nombre de una abogada, contratada por la AFI, que fue a entrenar a Fariña por si le hacían preguntas.

Según cuentan, Fariña se prepara para contestar a esta acusación el miércoles. Por lo que ha trascendido de periodistas cercanos al arrepentido dirá que todo es una trama armada por sus ex abogados Franco Bindi y Robles. Tal vez diga que son kirchneristas o algo así. En ese caso afrontará, como mínimo, dos problemas:

En primer lugar, que no diluye la acusación de que le armaron la declaración de arrepentido y que declaró falsamente para involucrar a CFK. Están los mails, queda claro que son anteriores a su declaración y estará la coach declarando en Dolores: sus afirmaciones no aliviarán la acusación en su contra y contra la AFI.

Pero, además, le costará probar la imputación de que Bindi y Robles son kirchneristas porque fueron sus abogados cuando el arrepentido declaró contra el gobierno anterior. Es más, el fiscal Guillermo Marijuan usó su declaración para imputar, al día siguiente, a CFK por lavado de dinero y extender la acusación en las causas de obra pública.

Antes de que declare Fariña lo haría Martín Báez. Todo indica que el hijo de Lázaro denunciará la forma en que se armó la causa y cargará contra Fariña. Lo más probable es que pida la citación de Robles como testigo en el juicio y hasta un careo entre la abogada y Fariña.

Es altamente posible que el gobierno y el aparato de Comodoro Py quieran evitar un choque en el que Fariña tiene todas las de perder. Para colmo, el arrepentido es un mimado de Cambiemos, de Patricia Bullrich y Garavano.

Rebelde

Hacia el fin de semana próximo, el 27, Carlos Stornelli cumplirá un mes en rebeldía. El fiscal recibió golpes duros, empezando por el vacío que le están haciendo sus colegas y jefes: no hay uno solo que haya salido a defenderlo. Aparece involucrado con la banda de la AFI y D’Alessio, pidiendo cámaras ocultas a abogados y tratando de espiar al ex marido de su actual esposa, el piloto peruano Jorge Castañón. En los diálogos, además, Stornelli y D’Alessio barajan la posibilidad de plantarle droga en la valija al piloto.

Sus protectores son la Casa Rosada y el procurador Eduardo Casal, quien concretó el armado de una comisión dilatoria en lugar de suspender al fiscal o indicarle con claridad algo elemental: que se tiene que poner a derecho. El propio integrante de la Corte Suprema, Eduardo Rosatti, le dijo al periodista Edi Zunino, en forma tácita, que correspondía que Stornelli se presente.

No está claro si esta misma semana se producirá el fallo de la Cámara de Mar del Plata que podría confirmar a Ramos Padilla al frente del expediente, frenando así la ofensiva de Stornelli para llevar la causa a Comodoro Py. Durante la semana que pasó, la Sala II de la Cámara de Casación rechazó un planteo de Stornelli y todo hace pensar que o bien en Mar del Plata o en la Casación terminarán por confirmar a Ramos Padilla. Será el final de la fuga del fiscal y deberá afrontar, de una vez por todas, las imputaciones por los delitos que se le adjudican.

Fuente: Página12


¿Qué fórmula presidencial apoyas?